Anestesiólogos Mexicanos en Internet®
División
Operación de Fístula Anorectal hecha al Rey de Francia Luis XIV, el Rey Sol,
efectuada en el Año de 1686
 

Esta célebre operación había sido practicada 150 años atrás. El Rey Sol, aunque sufría atrozmente por la unión anormal del recto y la piel de la región glútea, a causa -así se decía- de un forúnculo o contusión provocados por la equitación, se resistió a ser intervenido casi durante un año entero. Había hecho probar en su persona y en gran número de sus subordinados innumerables pomadas y mixturas. Todos los intentos fracasaron a causa de la propensión de toda fístula a endurecer sus paredes, lo que hace imposible su unión y curación consiguiente. Finalmente, Félix, operó a todos los enfermos de fístulas que pudo atrapar en París con el fin de ensayar su procedimiento apropiado de intervención. Félix procedía a separar mediante una incisión radical todos los tejidos situados entre la fístula. De esta forma creaba una amplia y fresca superficie de herida que volvía a cicatrizarse, curándose la fístula. Hasta que este método no probó sus buenos resultados reiteradas veces, no consintió el rey en acostarse al borde de su cama con un almohadón debajo del vientre. Ocurrió ello en Versalles la mañana del 8 de noviembre de 1686. En presencia de madame de Maintenon, del confesor De la Chaise, de los médicos personales Daquin y Fagon, de los cuatro farmacéuticos de la corte y de los cirujanos Bessier y Levaye, practicó Félix la incisión en las carnes del rey, que "se comportó con la máxima firmeza posible", pero que seguramente profirió algún grito de dolor. Lo estuvo curando hasta el 14 de enero de 1687 y como recompensa recibió ciento veinte mil francos y una finca.

Los barberos y practicantes, a quienes despreciaban los médicos académicos y que desde tiempos inmemoriales eran los que practicaban las curas quirúrgicas -etimológicamente curas "realizadas a mano" se decidieron a procurarse una formación académica propia y a ejercer según normas cultas la profesión de cirujano.

Otros métodos que existían para tratar las fístulas y que se usaron hasta finales del siglo XIX, consistían en pasar a las infortunadas víctimas un cordón de pelo entre la fístula y el intestino atando los extremos en forma de lazo que se iba estrechando cada vez más a lo largo de un martirio que se prolongaba semanas enteras, hasta que la carne rodeada por el cordón quedaba cortada. También se usaba el hierro candente que se introducía en los canales de la fístula con la esperanza de que la que se resistía a la curación se cicatrizaría con sólo quemarla.

 
Referencia: 1. "El Siglo de los Cirujanos" del Dr. Jürgen Thorwald, Editorial Barcelona.
RegresarHomepageIndice GeneralEscríbanos
Página electrónica propiedad del  Dr. Luis Federico Higgins Guerra. Derechos de autor para Anestesiología Mexicana en Internet® (www.anestesia.com.mx) y logo. Las afirmaciones y opiniones expresadas en esta página electrónica reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor.