Déficit Neurológico Periférico en relación a la Administración Epidural y Subaracnoidea de Anestésicos Locales para Cirugía. Estudio de 21 casos.
 

Antecedentes: Recientes casos sugieren déficit neurológico periférico después de la administración de anestésicos locales en el espacio peridural y subaracnoideo.
Métodos: para describir su evolución y evaluar los posibles factores de riesgo de dichos efectos indeseables, se estudiaron 21 casos en donde se presentó algún tipo de déficit neurológico.
Resultados: los reportes relacionaban la administración subaracnoidea de: lidocaína hiperbárica (n=9), bupivacaína simple (n=4), bupivacaína hiperbárica (n=2), bupivacaína con epinefrina (n=1) y mepivacaína (n=1); y la administración epidural de: bupivacaína simple (n=2) y mepivacaína (n=2). Dolor en extremidades inferiores se reportó en 12 pacientes (57%) y parestesias/hiperestesias en 11 (52%). Siete pacientes (33%) reportaron dolor en la parte inferior de la espalda o dolor abdominal de T9 hacia abajo. Se encontró incontinencia urinaria en 3 casos, incontinencia fecal en 2, y disfunción eréctil, insensibilidad a vejiga llena y paresis de músculos cuadriceps cada uno en un sólo caso.Clínicamente se distinguieron dos grupos. Un grupo en el que la afección neurológico desapareció por completo en el transcurso de 2 semanas, y otro grupo en el que dicha neuropatía continuó de 1 mes hasta 4 años después. En el grupo en donde la afección neurológica fue reversible, ninguno de ellos había presentado déficit motor, mientras que en el grupo donde los síntomas de déficit neurológico persistieron desde 1 mes hasta 4 años el 50% de ellos había presentado paresia motora. Los posibles factores de riesgo incluyen: una enfermedad neurológica periférica ya existente y el uso de otros fármacos potencialmente neurotóxicos.
Conclusiones: la base de datos de este estudio no contiene información completa de cada uno de los casos estudiados, y la causalidad entre administración epidural o subaracnoidea de anestésicos y disfunción neurológica todavía es incierta. El incremento en este tipo de casos reportados después de administración subaracnoidea de lidocaína al 5% (50 mg/ml) a través de agujas espinales muy finas y con punta de lápiz, hacen pensar que la concentración de este anestésico (5%) y su administración rápida hacia el líquido cefalorraquídeo podrían ser los causantes de estas patologías.

Acta Anaesthesiol Scand 1997 Abril;41(4):453-460. Pleym H, Spigset O. Departamento de Anestesiología, Hospital Universitario de Norrland, Umea, Suecia.

RegresarHomepageIndice GeneralEscríbanos
Página electrónica propiedad del  Dr. Luis Federico Higgins Guerra. Derechos de autor para Anestesiología Mexicana en Internet® (www.anestesia.com.mx) y logo. Las afirmaciones y opiniones expresadas en esta página electrónica reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor.