Anestesiólogos Mexicanos en Internet®
División
La Primera Escuela de Medicina en Mesoamérica
 
Por: Guillermo Vasconcelos Palacios
Academia Nacional de Medicina
Artículo Propiedad de la Revista Mexicana de Anestesiología
Transcrito para Internet por: Dr. Luis F. Higgins G.
Rev. Mex. Anest. 1985; 8:143-149
Trabajo recibido del depto. de Anestesiología del Hospital de México.
México, D.F.

RESUMEN

A manera de introducción al tema, se señalan los límites de la zona conocida como Mesoamérica, los diferentes grupos étnicos, las etapas de su formación y decadencia así como los numerosos aspectos culturales que les daban unidad básica a estos pueblos. Las fuentes reveladoras de su cultura son las ruinas, los códices, la cerámica y objetos de otros materiales diversos.

En este artículo se hace mención especial a Monte Albán, cerca de la ciudad de Oaxaca, como gran centro civilizador Mixteco-Zapoteco, cuya importancia se pone de manifiesto en la orfebrería y en los vestigios de una rudimentaria Escuela de Medicina.

Las joyas de la tumba siete de Monte Albán descubierta por Caso en 1932, además de su belleza y valor intrínseco, evidencian los conocimientos de los orfebres mixtecos en técnicas muy adelantadas, como la cera perdida, el laminado de oro y la filigrana.

En la Plataforma Sur y en uno de los edificios de la Plaza Central se encuentra la galería de "Los Danzantes" , conjunto de figuras humanas grabadas en lozas o lápidas llamadas Estelas. Estas figuras que guardan actitudes y posiciones diversas han sido motivo de estudio y grandes especulaciones acerca de su significado.

El autor cita las teorías de los diferentes investigadores y en apoyo a los argumentos lógicos de Pérez Ramírez, considera que no pueden designarse a los personajes ni como guerreros, ni como sacerdotes, ni como danzantes; tanto por el hecho de presentar deformidades físicas y manifestaciones teratológicas, así como por la evidencia de mujeres embarazdas.

Más bien, dado el adelanto cultural en muchas órdenes, así como los diferentes procedimientos de medicina y cirugía que ya empleaban, puede concluirse que las figuras interpretadas como danzantes son en realidad representaciones de casos patológicos grabados en la piedra para servir como lección y que Monte Albán fue un centro de difusión del pensamiento médico en Mesoamérica.


Se conoce como Mesoamérica, a una amplia región delimitada al Norte por los ríos Sinaloa en el Pacífico y Pánuco en el Atlántico, unidos por una línea que pasa al norte de los ríos Lerma, Tula y Moctezuma. Al sur la zona excluye a Honduras, salvo en su región noreste, y a la parte oriental de Nicaragua y de Costa Rica, excepto una porción Noroccidental de Guanacaste y de la Peninsula de Nicoya.(1)

La historia de los pueblos y culturas Mesoamericanas a partir de la fase formativa, se puede dividir en dos grandes etapas: la primera que abarca más o menos un millar de años antes de Cristo y que termina aproximadamente hasta el año 600 de nuestra era. Puede recibir el nombre de clásica, ésta es la gran etapa de los pueblos mesoamericanos con sus ciudades en que abundan los artistas en una atmósfera de intensa religiosidad. (Teotihuacan, Tajín, Monte Albán, Xochicalco, Cholula). La segunda en la que se observa una evidente decadencia económica y política que llega a un verdadero desastre alrededor del milenio de nuestra era.(2)

Los pueblos que vivían en mesoamérica en la época prehispánica (olmecas, huastecas, totonacas, teotihuacanos, toltecas, mexicas, zapotecas, mixtecas, mayas, etc.), no obstante las naturales diferencias étnicas, tenían en común numerosos aspectos culturales que les daban unidad básica. Dentro de otros, podemos enumerar los siguientes:

  • Ciudades bien planificadas
  • Plazas ceremoniales con monumental ingeniería y arquitectura de piedra y estuco
  • Un sistema de escritura pictográfica y geroglífica
  • Cálculos aritméticos basados en un sistema bigesimal (uso del cero maya)
  • Observatorios Astronómicos
  • Un calendario complejo en el cual el año de 260 días se inttercalaba y corría concurrentemente con el año solar de 365 días
  • Un ceremonial juego de pelota
  • Formas avanzadas de gobierno
  • Agricultura desarrollada
  • Notable nivel de conocimientos matemáticos y de otras ciencias incluyendo la Medicina
  • Manuscritos o libros a manera de biombos pintados en pieles de animales
  • Mercados con una gran variedad de productos domésticos
  • Sentimientos de pecado y penitencia
 Cabe señalar dos datos importantes :
    1. Que muchos autores han propuesto que la cultura de la Venta con agricultura, calendario y escritura sería la madre de las culturas maya, teotihuacana, zapoteca, del Tajín y se podría llamar olmeca. La cultura de la Venta se extiende por el sur de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas.
    2. Hay que tener en cuenta el gran Centro Civilizador de Monte Albán como posible inventor de la escritura. Sus inscripciones que parecen conmemorar conquistas son los testimonios más remotos de historia escrita americana.(3) En la Venta o en Monte Albán tendríamos el salto de las comunidades campesinas a la vida urbana y a la teocracia.
Los estilos artísticos han sido las fuentes reveladoras de la cultura; ellos son ante todo un conjunto de formas de recursos expresivos y de representaciones. Mucho de la historia, genealogía, mitología, astronomía, ritual, cosmogonía, etnografía y otras ciencias referente a la cultura de estos pueblos, particularmente el Mixteco, pueden encontrarse en los treinta códices indígenas que describen y resumen magistralmente Azcué y Mancera.(4)

La presencia de los pueblos que integraron Mesoamérica, se reconoce principalmente por las ruinas que permanecen aun y que muestran imágenes de distinto orden, experiencias humanas, inquietudes, intereses, afanes, pensamientos y costumbres. Asimismo, buena parte de la información ilustrada que nos pudo llegar de tan lejanas épocas, se conservan en Códices mexicanos. Testimonios pictográficos, tanto prehispánicos como posthispánicos, que obran en poder, algunos, de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia; los más, están custodiados en diversas instituciones y colecciones privadas de diversos países como: España, Francia, Inglaterra, Italia y Alemania.(5)

Me voy a referir en este ensayo, a una de las más importantes zonas arqueológicas y culturales de Mesoamérica:

 
Monte Albán
 
Monte Albán
 

Importante, porque además de todas las manifestaciones de civilización que fueron comunes a estos pueblos, ya enumeradas, las gentes que construyeron, poblaron y deificaron Monte Albán, mostraron además dos grandes adelantos:

  • La Orfebrería (el laminado y el vaciado del oro).
  • Los vestigios de una primera Escuela de Medicina.
El cerro de Monte Albán se encuentra situado al poniente de la Ciudad de Oaxaca, en un excelente paraje que domina los fértiles valles de Etla, Tlacolula y Ocotlán. En la cúspide del cerro, el cual fue nivelado artificialmente a 400 metros sobre el nivel del valle y a 2000 metros sobre el nivel del mar, se encuentra una plaza central que tiene 100 metros de largo y 75 metros de ancho.

Las investigaciones refieren su origen por los años 1500 a 800 antes de la era Cristiana y se consideran cinco períodos principales:

  • Monte Albán I: de 1500 a 800 a.C. Estelas
  • Monte Albán II: de 800 a 250 a.C.
  • Monte Albán IIIA: de 250 a 300 d.C. Odontotripia
  • Monte Albán IIIB: de 300 a 800 d.C. Trepanaciones
  • Monte Albán IV: de 800 a 1200 d.C.
  • Monte Albán V: de 1200 a 1400 d.C. Decadencia.
En la explanada, en medio de la Plaza, hay un edificio que separa la plataforma Norte de la plataforma Sur. Alrededor de la Plaza Norte hay una serie de palacios y patios hundidos cerca de los cuales se encuentra la Tumba 7 descubierta por Alfonso Caso en 1932.

Frente a la plataforma Sur hay un edificio irregular llamado el Observatorio, porque evidentemente fue destinado a tal propósito como en las ciudades mayas y otras mesoamericanas. A los lados palacios singulares y al poniente llegamos a la Galería de los Danzantes, que es el principal motivo de esta comunicación. Sin embargo, antes de entrar en materia, vamos a ocuparnos brevemente del tesoro de Monte Albán, porque señalábamos líneas atrás que la orfebrería fue una de las manifestaciones culturales enormes de este pueblo.(6, 10)

El Tesoro de Monte Albán, descubierto el 9 de enero de 1932 en la Tumba 7 por Caso y un equipo de co-investigadores, consiste en piezas esgrafiadas, cráneos recamados de turquesas, alhajas de oro, perlas, coral, jade y piezas de cristal de roca de inmenso valor arqueológico, artístico y material.(6)

Volvamos a la Plataforma Sur de Monte Albán y a la Galería de los Danzantes. Esta consiste en un bajo muro que corre a lo largo de la plataforma interior de un sistema de edificios sobre el ala poniente. Los "Danzantes" que cubren el muro de la Galería, son un conjunto de figuras humanas grabadas en grandes lozas irregulares con incisiones profundas, llamadas Estelas. Estela, del griego: yo coloco, "es un monumento conmemorativo, hecho en forma de lápida, pedestal o cipo. Monumento monolítico que en los tiempos precristianos se acostumbraba dedicar para ensalzar a los Dioses, a la memoria de los difuntos o para conmemorar los acontecimientos públicos más notables".(11)

Estas representaciones que son alrededor de 120, fueron descritas en parte por primera vez por Guillermo Dupaix en 1806. Más tarde Batres se refiere a las piedras dándoles ya el nombre con el cual se les conoce. Y es perfectamente sabido que la investigación sistematizada de la región y la que ha permitido fijar la época a la que dichas piedras corresponden (1500 - 800 a.C.) se debe a Caso.(12)

Se describen algunas Estelas, para ilustrar con las diversas actitudes y morfología de los personajes, el significado que se le ha intentado dar en el concepto de los diferentes investigadores que las han estudiado.

 
Monte Alban
Figura 1. Representa a una persona adulta normal con las piernas flexionadas adoptando una posición conocida vulgarmente como postura en cuclillas; las manos descansan sobre las rodillas como para poder tomar punto de apoyo, el vientre se nota ancho y globoso, la persona parece desnuda con trazos sobre las partes genitales que semejan el cuerpo del útero y los tubos de Falopio, en la cara solamente se nota un ojo cerrado, la cara vuelta de lado. Posee un adorno sobre la cabeza. Esta es la postura para parto. Algunos autores la citan como "postura india", propia para el alumbramiento
Monte Albán
Figura 2. Representa una persona de líneas delicadas con un collar en el cuello, probablemente mujer, ningún aumento de volumen en el vientre, la boca abierta con un grifo entre los labios, al frente de la cara una figura con rasgos infantiles con el ojo abierto, una mano pequeña cubre parte del rostro del niño. Puede tratarse de una mujer que ha dado a luz un niño vivo.
Monte Albán
Figura 3. Representa a un anciano; por los rasgos monolineales se puede notar que la boca ya no tiene dentadura. Hay curvatura en la columna vertebral muy pronunciada, propia de las personas de edad avanzada, en las cuales ha desaparecido total o parcialmente los discos intervertebrales, así como el enrarecimiento de los cuerpos vertebrales. Se trata de una persona con joroba senil.
Monte Albán
Figura 4. En muchas figuras puede observarse la falta de órganos sexuales, en ésta y en muchas otras representaciones se ha dejado un hueco en el sitio respectivo, hueco que en varias está ornamentado con figuras que Alfonso Caso(13) clasifica como tatuaje sexual y adoptan formas simétricas que aparentan estilizaciones de flores difícilmente identificables(12). Esta falta de órganos sexuales ha hecho robustecer la teoría del eunucoidismo en sacerdotes y danzantes a semejanza de otras sectas no sólo de la cultura clásica, sino aun en nuestras culturas prehispánicas ya que se citan ejemplos semejantes en sacerdotes aztecas.(4, 5)
 

Existen varias teorías sobre el significado de estas representaciones ya que son muy variadas las actitudes de los personajes y de anatomía que no "cuadra con los cánones clásicos". Algunos (Hurtado), los consideran sacerdotes que cuidaron de ese templo de la metrópoli sagrada, entre otras razones por ciertos tocados como el de la figura 1. Otros los llamaron danzantes, atendiendo fundamentalmente a la postura que puede apreciarse en varias estelas y que dan una idea de movimiento. Bates los ha denominado guerreros.(13)

En cuanto al aspecto sexual, aun cuando en algunas lajas se hace notorio el sexo femenino (figura 6), "donde se pueden apreciar los elementos anatómicos de los genitales externos, grandes y pequeños labios de la vulva",(15) en otras muchas, "de entre las más singulares, pueden señalarse una serie de viejos (48, 49, 68, 72, 73, etc.), con aspectos muy interesantes desde el punto de vista estelístico, ya que con unos cuantos rasgos tienen señaladas las características de sexo y edad". También en muchas figuras puede advertirse la falta de órganos sexuales (fig.4), en ésta y en muchas otras representaciones se ha dejado un hueco en el sitio respectivo, hueco que en varias está ornamentada con figuras que Caso(13) clasifica como tatuaje sexual y adoptan formas simétricas que aparentan estilizaciones de flores difícilmente identificables".(12) Esta falta de órganos sexuales ha hecho robustecer la teoría del eunucoidismo en sacerdotes y danzantes a semejanza de otras sectas no sólo de la cultura clásica, sino aun en nuestras culturas prehispánicas ya que se citan ejemplos semejantes en sacerdotes Aztecas.(4, 5)

 
Monte Albán
Figura 6. En cuanto al aspecto sexual, aún cuando en algunas lajas se hace notorio el sexo femenino, "donde se pueden apreciar los elementos anatómicos de los genitales externos, grandes y pequeños labios de la vulva",(15)
 

Pérez Ramírez, oaxaqueño doctor en estos asuntos, refuta con argumentos lógicos estas especulaciones, "por lo que respecta a Guerreros no puedo aceptar que esta denominación le convenga a las citadas figuras deformes, porque un guerrero es un hombre normal bien proporcionado, fuerte, entrenado para la lucha y no cabe pensar que seres deformes formaran un elemento de ejército y además siendo una expresión simbólica, deberían estar ataviadas con trajes de carácter y llevar armas comunes, defensivas y ofensivas además de tener una actitud de agresión o defensa".(13, 16)

"Con lo que respecta a la denominación de Sacerdotes mucho se ha escrito. Dávalos Hurtado(12) considera que eran sacerdotes emasculados, encargados de cuidar la Metrópoli Sagrada y así nos refiere que Cantores y Danzantes han sido indiferenciados sexuales, que Apuleyo habla de modales afeminados en la danza de los Sacerdotes Sirios. Séneca reprocha a los danzarines romanos su amaneramiento y Marcial se burla de los sacerdotes eunucos consagrados a Cibeles y sus ritmos afeminados. No es posible pensar que sujetos deformes fueran emasculados y convertidos en sacerdotes para cuidar el templo. El Sacerdote o Conductor moral en una religión se le dispensa respeto, tener un traje especial que lo diferencie de los demás y estar representado con ciertos atributos de perfección y adornos religiosos, pero de ninguna manera representarlos desnudos, deformes y emasculados.(17)

En apoyo a estos razonamientos de Pérez Ramírez, en mi opinión, considero que no podían ser ni guerreros, ni sacerdotes, ni danzantes mujeres embarazadas como las que claramente vemos en muchas estelas.

Más bien piensa que "dados los defectos corporales que estas figuras revelan pueden considerarse como casos patológicos grabados en la dureza de la piedra, para perpetuarlos y que sirvan de lección a las generaciones posteriores".(18)

Estas reflexiones pueden ser las más acertadas si consideramos el grado de cultura alcanzado por los pobladores de Monte Albán, así como los diferentes procedimientos de medicina y cirugía que ya empleaban tales como:

  • Extracción e incrustaciones dentales
  • Asistencia de partos
  • Reducción de fracturas
  • Práctica de sangrías
  • Cura de heridas
  • Apertura de abscesos
  • Trepanación de cráneos humanos
De todas estas destrezas se conservan evidencias en cráneos, estelas, cerámica y códices, aun cuando estos últimos son propios de la cultura Mixteca que floreció en Monte Albán en sus últimas épocas.

Dice Alfonso Caso en sus conclusiones:

"Las Estelas de Monte Albán tienen gran semejanza con las urnas funerarias que se han encontrado en la región Zapoteca del Estado de Oaxaca y difieren de todos los códices hasta hoy conocidos, por lo que podemos pensar que Monte Albán fue una metrópoli Zapoteca que no se ha conservado un sólo códice de estas culturas".(19)

Pérez Ramírez concluye que:

    "Las Estelas con figuras humanas que se encuentran en Monte Albán, corresponden a las primeras épocas de la civilización prehispánica, que se relaciona con el conocimiento de los padecimientos corporales y nos revelan la infancia de lo que es actualmente la Ciencia Médica Mexicana".
    Que habiendo llegado posteriormente a un adelanto de conocimientos médicos, necesariamente tuvieron una colección de los casos que más llamaron su atención.
    Algunas de las Estelas llamadas de los danzantes son representaciones de estados fisiológicos y de casos patológicos de hombres, mujeres y niños.
    Es un sitio donde se han encontrado diversas manifestaciones de arte médico con una secuencia constante y progresiva, desde la más sencilla hasta la más compleja, prueba de que prevaleció la intención de continuidad con el objeto de colectar, conservar y que sirviera de base para la enseñanza de las generaciones siguientes. Por lo que podemos deducir que Monte Albán fue un sitio de difusión del pensamiento médico en Mesoamérica".(16)

REFERENCIAS

1. De La Fuente B: Historia del Arte Mexicano. Cap. Introducción. S.E.P. I.N.B.A. Salvat, 1982, Pág. 4.
2. Pericot García C: La América Precolombina. En: Enciclopedia Labor. Tomo V Segunda Parte. El Hombre a Través del Tiempo. Editorial Labirsa. Barcelona, 1958. Pág. 389.
3. Ibidem Pág. 392.
4. Azcue y Mancera: Códices Indígenas. Edit. Orión. México. 1966.
5. Los Códices de México. Instituto Nacional de Antropología e Historia, S. E. P. Museo Nacional de Antropología, México. 1979.
6. Caso: El Tesoro de Monte Albán. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México. S. E. P. MCMLXIX.
7. Nueva Enciclopedia Temática. La América Precolombina. Editorial Richards, S. A. Panamá. 1963, Tomo 12, Pág. 213.
8. Díaz del Castillo B: Conquista de la Nueva España. Editorial Fernández Editores, S. A. México, D. F. 1960.
9. Dudley T, Easby Jr: Décadas del Nuevo Mundo. Edit. Basel. Buenos Aires, 1944, Pág. 340. Citado en: El Tesoro de Monte Albán, Dr. Alfonso Caso I.N.A.H. S.E.P. México. MCMLXIX.
10. Krieckeberg Walter: Las Antiguas Culturas Mexicanas. Fondo de Cultura Económica. México. 1956. Pág. 93.
11. Vocabulario Arquitectónico Ilustrado. Secretaria de Asentamientos Humanos y Obras Públicas. México. 1980. Pág. 200.
12. Davalos Hurtado E: Temas de Antropología Física. I.N.A.H. 19654, Pág. 137.
13. Pérez Ramírez Mario Dr: El Enigma del Arte Prehispánico. Monte Albán. Centro Médico en Mesoamérica. Impresiones Modernas, S.A. México. 1960. Pág. 18.
14. Ibidem Pág. 21.
15. Ibidem Pág. 19.
16. Ibidem Pág. 33.
17. Pérez Ramírez Mario Dr: Medicina Precortesiana. Las Estelas de Monte Albán. Talleres de la Universidad Benito Juárez de Oaxaca. 1963. Pág. 3.
18. Ibidem Pág. 2.
19. Caso: Las Estelas Zapotecas. Publicación de la Secretaría de Educación Pública. Monografías del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía. Talleres Gráficos de la Nación. 1928-85.
RegresarHomepageIndice GeneralEscríbanos
Página electrónica propiedad del  Dr. Luis Federico Higgins Guerra. Derechos de autor para Anestesiología Mexicana en Internet® (www.anestesia.com.mx) y logo. Las afirmaciones y opiniones expresadas en esta página electrónica reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor.