Anestesiología Mexicana en Internet®
División
Dr. Ernesto Maldonado Carreño.  Noviembre 25, 1997. Celaya, Guanajuato, México. En la práctica de la Anestesiología no estamos exentos de prácticas rutinarias. Específicamente quiero referirme a la administración de atropina en el preoperatorio. En una revisión reciente de nuestra práctica la empleamos en menos del 2% de las veces. Creemos que debe ser empleada bajo una indicación específica ya que no carece de efectos colaterales. Me interesa tu opinión [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
 
Resp. 15a  Noviembre 26, 1997.  Dr. Adam Mackie.  Santa Fe, Nuevo México, USA. No he empleado atropina de rutina en muchos años. Me parece que la indicación principal es para secar la boca antes de poner anestesia local para hacer la endoscopía [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
Resp.15b  Junio 13, 1998.  Dra. Miren E. Viteri.  Hospital de Niños J. M. de los Ríos, Caracas, Venezuela. Considero que en los actuales momentos la utilización de la atropina como medicación preanestésica no está muy indicada. En primer lugar su aplicación intramuscular es molesta, además actualmente la mayoría de los agentes anestésicos inhalatorios utilizados así como el monitoreo permiten obtener una mejor panorámica acerca de la profundidad anestésica y la ventilación, permitiéndonos un mejor control del paciente [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
Resp.15c Abril 4, 1999.  Dr. Carlos L. Rosasco.  Hosp. CASMU, Montevideo, Uruguay. Estimado colega, nosotros estamos convencidos de que la atropina, en términos generales, no es necesaria, pero siempre tenemos una jeringa con 1 miligramo, pronto para cualquier emergencia. Pero debemos aclarar que, desde la introducción del propofol la situacion es diferente. En este caso la estamos usando sistemáticamente, mezclando 1 mg de atropina con los 200 mg de propofol. De esta forma no hemos tenido más bradicardias, que realmente en algunos pacientes pueden ser importantes [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
Resp.15d  Septiembre 25, 1999.  Dr. Sergio Téllez Hoyos.   Hosp. Angeles de Querétaro, Santiago de Querétaro, Querétaro, México. Dr. Maldonado: si esta pregunta la hubiera hecho hace 10 o 20 años, la respuesta de la mayoría sería afirmativa. La atropina la usábamos como un dogma de fe (o de "seguridad") para poder iniciar cualquier procedimiento.  Hoy en día su uso rutinario no está justificado. Hay que recordar que está indicada en bradicardia sintomática o en paro cardiaco bradisistólico. No está exenta de efectos colaterales, algunos muy peligrosos: en dosis inferiores a las indicadas puede producir bradicardia paradójica por efectos parasimpáticomimeticos centrales y periféricos, que a su vez puede precipitar una FV. En ocasiones puede producir taquicardia deletérea en coronariopatías o en pacientes con isquemia o infarto en evolución. Se puede desencadenar FV o TV en pacientes con coronariopatías. Dosis excesivas pueden causar síndrome anticolinérgico de delirio, taquicardia, coma, piel enrojecida y caliente, ataxia y visión borrosa.  Mucho se dice del efecto de secado sobre las secreciones, pero ésta aún no logro entender su beneficio. No hay paciente que al término de la cirugía antes de extubarlo, haya que aspirarlo de cualquier forma, y sí para el paciente, la sequedad de la mucosa oral es un efecto muy desagradable, más cuando se trata de un caso de cirugía de naríz, en donde el taponamiento nasal es casi de rutina y la respiración oral es obligada. La atropina es un medicamento muy útil, pero con indicaciones precisas. Sin embargo siempre debe tenerse a la mano. Más útil es una adecuada monitorización de nuestro paciente con ECG y pulso-oximetría como mínimo [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
Resp.15e  Mayo 12, 2000.  Dr. Israel TapiaHosp. Central "Dr. Ignacio Morones Prieto", San Luis Potosí, San Luis Potosí, México. Actualmente el uso rutinario de la atropina no está indicado, tendría algunos usos precisos como en las cirugías oftalmológicas, en donde se presentan bradicardias intensas. En las reversión de los anticolinesterásicos. Cuando se usa ketamina como inductor. Se puede utilizar cuando se han utilizado narcóticos en dosis altas en exploración de vías biliares y que en la colangiografía haya una persistencia de espasmo en el esfínter de Odi, con una dosis de atropina se pudiera vencer este espasmo y evitar una nueva exploración del colédoco. No hemos tenido la necesidad de emplear atropina en la inducción con propofol como lo expresa el colega de de Montevideo, Uruguay [temas - enviar pregunta - enviar respuesta]
 
Homepage Indice General Escríbenos
Página electrónica propiedad del  Dr. Luis Federico Higgins Guerra. Derechos de autor para Anestesiología Mexicana en Internet® (www.anestesia.com.mx) y logo. Las afirmaciones y opiniones expresadas en esta página electrónica reflejan única y exclusivamente el enfoque del autor.